19.11.17

Guiller contra Piñera: Sorpresas de un Chile que Avanza

Van Guiller y Piñera después de todo. Y ¿Qué puede pasar? Nada nuevo, la DC se reduce cada vez más y la gente del frente amplio se venderá, más o menos gradualmente, al poder político ex-concertación, a lo MEO. Y a medida que lo hagan, los votos de la gente que creyó en alguna de las mentiras se les van a ir escurriendo hasta que aparezca la próxima fantasía. Pero - ¡wow! – van a poner el tema de la consitución sobre la mesa. Porque al final todo se trata de eso, de puras mentiras. Pero si hay alguien que se pasa de cara de palo es justamente MEO, quien vergonzosamente vio perder a Frei después de darle su apoyo y ahora le dice a Beatriz Sánchez que no cometa su mismo error, que apoye inmediatamente a Guiller.

Si se trata de caras duras, Bachelet ahora tiene como una mueca enquistada. Cuando habla de que nos sumemos, junto a todos los otros pelotudos que hablan del deber cívico, desde Pelegrini a cualquier payaso: no se darán cuenta que ellos son los que cobran por ser políticos y no son capaces de poner a ninguna persona cómo la gente para elegir. Si te llaman a ser vocal de mesa, ahí si hay que ir (aunque no faltan los que faltan), lo otro es voluntario. Después están sorprendidos de lo poco que fueron a votarle a Piñera, como si fuese tan maravilloso el millonario.

Porque lo que viene si sale es el régimen del dinero y el estanco del tabaco, por decirlo así: que mande el banco. Pero nos van a decir que creció la wea. Y lo peor, va a ser verdad, pero los bancos se lo llevaron todo. Claro, ser esclavo es mejor que morir de hambre haciendo fila, cagado de miedo que te cogoteen, pero ser esclavo no es bueno. Nadie se siente muy orgulloso de tener que ir a votar solo por el miedo: preguntenle a los gringos. Asique no es de sorprender que la gente no salga corriendo a votar por Piñera. Menos en la primera vuelta.

Y bueno, siempre están las excepciones. Porque gente queda que vota por la UDI aun veinte años entrados el siglo veintiuno. Y si hay algo que es cierto es que los que fueron a votar por Kast para mostrar que aún quedan reminiscencias del fascismo primigenio, todos va a ir a votarle a Piñera. Porque así somos en Chile, si nos hablan del tren bala, los monopolistas nos explican de inmediato que es demasiado bueno y les creemos − si pa’ que tanto po’…  …mejor que contamine y ande lento, medio roto. Más patriótico ¿cierto? Lo bonito: la cultura. El esfuerzo aperrao’, saludar al personaje pintoresco − o cualquier hueva’ de la mano con nuestros impecables índices de productividad.

Y ¿qué puede pasar? Que gane Guiller y que continuemos con la deconstrucción oportunista de la fibra social hasta que el populismo reviente insostenible en un colonialismo infantil cada vez más Maduro y sangriento. O que gane Piñera y el estrujamiento inescrupuloso que ejerce el capitalismo nos drene a cada uno individualmente el alma, el tiempo y la vida.  ¿Polarización? Todo lo demás es mentira.

3.7.17

Frente Amplio: Divergencia de Opiniones

Si hay una lección que aprender del proceso de primarias de este domingo es que el sistema electoral, el servicio electoral y las gestiones que debió realizar el estado para mejorar la calidad de la democracia no alcanzan ni siquera para ser catalogadas de vergonzosas. Porque, por ejemplo y a pesar de que el sistema de electores en EEUU pueda tener resultados ridículos, los métodos prácticos de esos países son simplemente superiores en todo sentido. Pero uno no está muy seguro de que acá la intención real sea asegurar la calidad y estabilidad de la democracia.

Oh, o sea, hay que preguntarle a Andrés Velasco, yo pienso. O, a pesar del patético llamado a dormir siesta del nega-democrático Guiller ¿cómo puede ser posible que si todos los partidos exconcertacion quieren llevar a Guiller, este quede fuera por firmas, refichajes y suspensiones extrañas? Y bien porque así como va es claramente ese el candidato de ese socialismo robatodo falsamente latinoamericanista que hoy se desmorona en Venezuela y Brasil. Y mal por la Democracia Cristiana con su subversión chilensis ídem sui generis y que, después de Frei, pa’ lo único que es matea es para navegar entre este tipo de resquicios.

Ahora bien la propuesta de la nueva izquierda de verdad, esa que no gobierna desde las élites, que no tiende al totalitarismo, la que lleva años aguantando que le peguen la mascada del león so pretexto de cualquier pelotudez rimbombante coyuntural y que no es dirigente del sindicato ni participa de ninguna inmobiliaria; esa propuesta no puede ganar ni con Sánchez, ni con Ossandón, ni Velasco, ni Parisi, ni Mayol a la cabeza. Porque, como hemos estado descubriendo, el problema es que lo que no van a permitir, ni cagando, ni Piñera, ni Bachelet es que les desagreguen el saqueo, porque de eso viven, y viven la raja’. Parece que ir borrandolos de la lista de a uno es más fácil.

Asique bien podrían unirse el Frente Amplio a esas fuerzas marginales, si realmente están por una transformación participativa y ciudadana, que, con el respeto que nos merece tener que vivir la vida con el síndrome de Estocolmo, se huaipeé el traste con los cismas implantados del centro, los fascismos renovados de la UDI y los encapuchados resentidos de las marchas. Habría que ver cúan amplio. Porque lo que hace Bachelet soltando al lumpen de la cárcel a la calle tiene una equipotencialidad siniestra con los privilegios que el propio Piñera protege. Porque, al final, todos queremos ese paso gradual pero progresivo, ciudadano y local, participativo y ecológico, descentralizado y autogestionado, democrático y eficiente, social y humano, moderno y comunitario: todos somos de esa nueva izquierda menos ellos. Y si algunos creen más o menos en el intercambio u otros tienen más o menos ganas de gastar o invertir, pienso que claramente se puede llegar al acuerdo de que cualquier idea es mejor a que ellos se roben la plata… Asique a arreglar el problema de los egos y cuidado con los misiles teledirigidos porque si hay algunos que hoy viven cagados de miedo es porque no les quedó otra que vivir en el sistema que ellos diseñaron.